Grupo Ceremón

963 427 258 info@grupoceremon.com

El Decálogo de Grupo Ceremón

En la construcción, acondicionamiento o reparación de los almacenes se utilizan materiales idóneos que protegen eficazmente los artículos almacenados de posibles intoxicaciones.

De fácil limpieza y desinfección, los pavimentos de los almacenes son impermeables, no absorbentes, antideslizantes, resistentes e incombustibles.

Los sumideros disponen de rejillas fácilmente desmontables para facilitar su limpieza. Vienen provistos de los dispositivos adecuados que permiten la adecuada desinfección, correcta evacuación de las aguas y evitan el retroceso de materias orgánicas y olores.

Los elementos de iluminación están provistos de dispositivos que preservan los productos almacenados en caso de rotura. Su forma y colocación no presentan espacios que podrían favorecer la acumulación de residuos.

Para evitar cualquier caso de contaminación en los alimentos, estos se protegen manteniendo de modo riguroso las temperaturas convenientes y se garantiza la renovación del aire confinado.

Ventanas, puertas y huecos están protegidas con dispositivos eficaces que evitan el acceso de insectos, roedores, aves u otros animales.

Las uniones de paredes y suelos donde se almacenan productos alimenticios sin envasar, deben ser redondas para favorecer la limpieza de la sala.

Los techos son impermeables. Se proyectan y construyen impidiendo la acumulación de suciedad y condensación de vapores en los casos necesarios.

Las paredes están recubiertas de material impermeable, no absorbente, apto y resistente que sustenta toda actividad diaria de trabajo sin deterioro. Carecerán de cavidades interiores en las que puedan anidar insectos o roedores.

En el acceso a la zona de producción existen lavamanos dotados de agua corriente potable, temperatura regulable y todos los elementos necesarios de asepsia.